Propuesta Formativa Nivel Primario

Pedagógicamente adoptamos los postulados de la Educación Personalizada.

“La Educación Personalizada viene a resumir las exigencias de la individualización y la socialización educativas y constituye el tipo de educación mas acorde con las profundas necesidades humanas en la sociedad tecnificada en que vivimos… Puede considerarse el resultado de convergencia de tres preocupaciones fundamentales: la eficacia de la enseñanza, la democratización de la sociedad y de las instituciones escolares y la especial atención a la dignidad humana.”

Camino Trapero, María.

Aplicada al campo educativo, esta concepción de la persona transforma íntimamente los métodos pedagógicos. Las actitudes y los objetivos que se expresan en la propuesta educativa.

El Movimiento Personalizante pone el énfasis en su enfoque educativo en la persona. Este constituye el marco de referencia, el valor unificador de los principios y los métodos, el que les da sentido y estilo educativo. Su finalidad es ayudar a la persona para ser capaz de elaborar y realizar su proyecto personal de vida.

Los principios básicos de esta experiencia educativa tiene carácter filosófico y se refieren a las notas de la persona:

Singularidad – creatividad. Hace referencia al respeto que cada alumno merece por el hecho de ser persona, con características propias que la distinguen de todos los demás. Implica considerar el alumno como el protagonista de su aprendizaje, realizado a un ritmo y con un estilo propio, considerando sus posibilidades y limitaciones.

Autonomía – libertad. Tiene en cuenta el proporcionar amplias oportunidades para la elección, para el descubrimiento personal, para la expresión propia, para la toma de decisiones. Pone énfasis en el desarrollo de la libertad responsable.

Apertura – comunicación. Se refiere este principio al ámbito de las relaciones interpersonales, a la socialización, a la preparación para la vida, para la convivencia, para el ejercicio democrático. A ser creativo para desarrollar las respuestas adecuadas a nuevas realidades.

Si bien los hemos nombrado por separado, en la dinámica de la persona se interrelacionan constituyendo una unidad compleja con diversidad de aspectos. La acción didáctica personalizada intenta poner en acción todas las posibilidades para el crecimiento de la persona.

La relación decente-alumno en la personalización educativa es ante todo una relación de personas en interacción didáctica en la que cad término de la relación tiene un rol específico. El alumno como persona es el sujeto responsable su propio aprendizaje. El docente, también persona, el orientador del aprendizaje significativo.

Esta concepción imprime todo un estilo característico al trabajo en el aula. Es fundamental la creación de un clima educativo en que los alumnos interactuando entre sí con el docente y con el contenido curricular, aprenden, descubren, vivencian valores, en suma crecen en sus dimensiones de persona. En este marco de referencia cobran sentido las estrategias didácticas y se ubican las sugerencias que integran teoría y practica, reflexión-acción tanto para el desarrollo del trabajo en el aula como para el estudio personal de los alumnos.

Desde las TEORÍAS DEL APRENDIZAJE asumimos las denominadas DE REESTRUCTURACIÓN como presupuestos teóricos que contribuyen a la producción de una didáctica adaptada a nuestros objetivos y contexto de formación.

Dentro de ellas la propuesta por David Ausubel que centraliza la atención en el aprendizaje significativo en contraposición al aprendizaje memorístico. Para aprender significativamente el alumno debe tratar de relacionar los nuevos conocimientos con los conceptos y proposiciones relevantes que ya posee.

Cuando los estudiantes aprenden sobre el aprendizaje pueden hacerse cargo de la responsabilidad de su propio aprendizaje logrando un cambio significativo en su experiencia personal y teniendo la seguridad de poderlos utilizar en situaciones diferentes.

 

ASPECTO ORGANIZATIVO

 

El Instituto funciona en el siguiente horario:

 

TURNO TARDE     : 13:00 Hs a 17:45 Hs.

 

 

En el nivel primario el Proyecto Educativo se fortalece con una oferta educativa en lo referido a:

  • Proyectos de Informática, Inglés,  Educación Religiosa Escolar, de 1º a 6º grado.
  • Preparación Sacramental.
  • Proyectos transversales que priorizan la acción cooperativa y la reflexión en valores.
  • Normas de Convivencia que promuevan la posibilidad de encuentro, de formación, de superación y de alegría.

 

Además de la amplia currícula, la propuesta educativa incluye materias especiales: Artes Visuales, Música, Informática, Inglés.

Área Pastoral

La Iglesia es el pueblo de Dios que expresa su vida de comunión y servicio evangelizador en diversos niveles y bajo diversas formas históricas.

, La Iglesia recibió el solemne mandato de Cristo de anunciar la verdad salvadora, recordando las palabras de San Pablo: “Pobre de mí si no anuncio el evangelio (I Cor. 9,16.).

La educación cristiana debe capacitar a la persona para que pueda criticar y crear nuevas formas culturales y asumir las existentes, llevando la buena nueva a los hombres y a sus culturas.

Educar es hacer una relectura cultural de las ciencias desde la fe.

Es una instancia crítica y creadora de nuevos valores culturales desde el Evangelio. Un estilo de vivir y valorar.

Ya que el hombre no puede realizarse plenamente como hombre serio a través de la cultura, le corresponde a la educación la misión de promover el encuentro del educando con la cultura, capacitarlo para su inserción vital, consciente y recreadora en la cultura. (E.P.V.N º 5 y 6).

Debemos realizar una reflexión crítica en relación con el contenido cultural que viven nuestros alumnos. El educador cristiano sabe orientar la reflexión hacia el Misterio de la creación, la presencia del pecado y el misterio de la Redención en Cristo.

La educación debe capacitar para ejercitar sobre los mensajes culturales una acción de selección, discernimiento, creatividad y elaborar así un proyecto de vida propio, interiorizado, pleno del Señor.

Para continuar su obra de salvación, Cristo ha instituido la iglesia como organismo visible vivificado por el Espíritu. (E.C. Nº 5).

El proyecto educativo en la escuela católica se define precisamente por su referencia explícita al Evangelio de Jesucristo, con el intento de arraigarlo en la conciencia y en la vida de los jóvenes, teniendo en cuenta los condicionamientos culturales de hoy (E.C Nº 16)

La escuela católica debe:

–          Insertarse en los problemas del tiempo en que se desarrolla la vida del joven, insertar los valores en el contexto cultural del mundo actual.

–          Estimular al alumno para que desarrolle sus capacidades humanas investigando, confrontando con la experiencia.

–          Expresar una concepción de vida fundada en una escala de valores y una cosmovisión cristiana del hombre, mundo y vida, necesarias para educar coherentemente.

La escuela es comunidad educativa y lugar, espacio de evangelización. La escuela como comunidad educativa es relación entre personas: docentes, alumnos, padres y personal todo. Supone no solamente una elección de valores culturales, sino también una elección de valores de vida. Debe ayudar a los alumnos a vivir como cristianos, es decir abrirse a Dios. Es un ámbito donde la fe impregna toda la vida, en donde se ofrece un proyecto de vida cristiano descubriendo su propia identidad de persona creyente.

Para el Santo Padre Juan Pablo II, la escuela católica pretende el logro de dos objetivos:

–          Conducir al hombre a su perfección humana y cristiana.

–          Lograr su maduración en la fe.

Son dos facetas de una única realidad.

Corresponde tener en cuenta a los padres de familia como primeros y principales educadores de sus hijos. (G.S. Nº 3).

La familia es la primera escuela de las virtudes sociales que todas las sociedades necesitan. Serían estériles los esfuerzos educativos si la familia se desentiende de este deber prioritario.

El objetivo de la escuela católica debe ser el de humanizar y personalizar al hombre, orientándolo hacia su último fin.

La escuela católica encuentra su verdadera justificación en la misión misma de la Iglesia, se basa en un proyecto en el que se funden armónicamente fe, cultura y vida.